Carta del Parroco – 22 de Enero 2017

frmnicks_mug_smallLa semana pasada hablamos un poco acerca de la tension que existe en la liturgia entre lo cual es teologicamente más significante la simple necesidad de cierta cantidad de practicalidad. Vimos un ejemplo particular de direccionalidad, sea que un sacerdote ofreciera las oraciones en nombre de y de frente con el pueblo hacia Dios (enfatizando el propósito primario de la Misa) o de cara en contra de ellos para hacer mejor comunicación. Notamos como esta práctica actual en más de la Iglesia occidental es optar por la practicalidad en este punto particular.

Hoy en dia vemos algo que es probable sea sorprendente para muchos. Lejos de eliminar el uso del Latin en la liturgia, el Concilio del Vaticano Segundo requiere que el Latin sea usado normativamente en la liturgia: “El uso de la lengua latina debe ser preservada en los ritos latinos.” Aunque, si se debe extender el alcance de que pueda ser usado en la liturgia en la lengua nativa de cada uno. Basicamente llama por el Español (nuestra lengua materna) para que siempre sea usada para las lecturas y para algunas, no todas, las oraciones y cantar partes de la Misa. Porqué el Concilio del Vaticano Segundo y todos los documentos de enseñanza de la Iglesia insisten en el uso del Latin en la liturgia, especialmente cuando ninguno de los muchos y varios grupos de language, culturas, y tradiciones en el mundo, no hablan Latin como su lengua materna?

Pero eso es exactamente el punto, la única, Santa, católica y apostólica Iglesia existe en muchos diferentes lugares con tantas diversidades que el Latin es una fuente de unidad. Algunas de las más grandes congregaciones de humanos en la historia, y ciertamente las más grandes congregaciones de Católicos, han sido en las varias Jornadas Mundiales de la Juventud con el Papa (en Manila 5 millones de personas se reunieron). Los jóvenes, niños, y adultos que participaron en estos eventos vinieron de todas partes del mundo, de diferentes culturas y tradiciones, y hablaban muchas lenguas diferentes. Pero cuando se celebró la Misa, estaban unidos en más que un corazón y pensamiento, estaban unidos en una misma voz ya que se unieron para cantar partes de la Misa en la lengua universal de la Iglesia, el Latin. El Latin es una fuente de unidad en una gran Iglesia diversa y no es solamente una unidad entre los paises actuales y pueblos, es una que se extiende a través del tiempo.

Por más de mil años, las vastas riquezas espirituales de la Iglesia han sido celebradas y grabadas en Latin. Si deseamos encontrar música y poesia, teologia y misticismo, santos y mártires, y las contribuciones de las má grandes luces de la civilización Occidental, nos daremos cuenta que la vasta mayoria han sido escritas en Latin. Por esta razón el Vaticano II insiste en el uso del Latin como la lengua normativa de la liturgia. Ningún documento subsecuente cambia las demandas del Vaticano II; los documentos futuros solo confiman este punto. Si ese es el caso, porqué no lo estamos siguiendo?

Aqui regresamos a las mismas tensiones que vimos la semana pasada— la tension entre lo que es teologicamente y liturgicamente ideal, y en lo que es práctico. Es muy duro para la mayoria de la gente aprender y orar en Latin.* Y este no es el caso solo para aquellos reunidos en las bancas; también es cierto para los sacerdotes. Aún los sacerdotes más talentosos en Latin (y la realidad es que pocos sacerdotes son los pueden hacerlo), es más confortable en su lengua materna. Y entonces, lo fácil de hacer la Misa en la lengua en la que nos sentimos más confortables rápidamente puso a un lado el Latin como la norma de la liturgia. Mientras que progresamos hacia los documentos de guia de la liturgia, tenemos que luchar con estos elevados y quizás expectaciones idealisticas expresadas en la carta y espiritu del Concilio Del Vaticano Seguno en vista del contexto práctico en el cual nos encontramos nosotro hoy.

*Quisiera hacer notar que aunque es más dificil para todos nosotros aprender y usar el Latin, está lejos de ser imposible. De hecho, en Español, hay grandes similaridades. Algunos ejemplos de la Misa son:

Santo, Santo, Santo – Sanctus, Sanctus, Sanctus Padre Nuestro—Pater Noster
frnicks_sig
Fr. Nicks

Comments are closed.